Año nuevo, vida nueva

Qué típico ¿verdad? Lo primero que he hecho antes de ponerme a escribir estas líneas, ha sido releer el post del año pasado por estas fechas: “propósitos para 2015”… Muy típico también… ¿cuántos de vuestros propósitos habéis cumplido? Nosotras no hemos hecho aún recuento, pero seguro que menos de los que nos hubiera gustado… El día a día nos atrapa, pero en cualquier caso, no nos quedemos atrás, cada día es para mirar hacia delante, y cómo no, cada año nuevo es para plantearse cómo afrontar los 365 días que vienen por delante…

Pero estos días de planteamientos, en mi caso, se resumen a la perfección en la frase que da título al post “año nuevo, vida nueva”, porque aunque suene a tópico, es la verdad más grande del mundo mundial! Y es que estos días, como muchos ya sabéis, estoy esperando a que llegue Mateo, mi primer retoño, con lo que no me diréis que no es para pensar en vida nueva…!!

feliz 2016

 

Ya está todo preparado desde hace días, pero parece que con la que está cayendo fuera, el pequeñín está muy a gusto dentro, así que tendremos que esperar algún día más… El caso es que, a parte de las cosas materiales, lo que me intriga es saber si lo realmente importante está también preparado: los papás del pequeño y el resto de familia y amigos, todo su entorno, lo que realmente importa. Si hay algo que me ha gustado del último trimestre del embarazo, han sido las clases de preparación al parto. Esas clases que la mayoría de la gente dice que no sirven para nada, que nadie te enseña a respirar, que cuando estás en el momento justo no te acuerdas de nada, que lo haces como puedes, y lo mejor de todo, que si todas pueden, tú también podrás, que sea como sea el bebé saldrá tarde o temprano!! Como aún no he dado a luz, no puedo decir lo mismo (ya os contaré después), pero a día de hoy, creo que somos grandes afortunados por vivir en un mundo de información y la información, hasta donde yo sé, es poder. La gente me pregunta estos días de la recta final si estoy nerviosa y la respuesta es rotunda: no. Estoy tranquila, estoy con las ganas y la incertidumbre de ver al enano, de ver que todo salga bien y de ver cómo será nuestra nueva vida de este 2016 que va a empezar tan bien. La cosa es que en esas clases famosas, te cuentan cuál es el proceso normal y por qué pueden salirse de lo normal. Creo que esa información, hará que, en la medida de lo posible, yo misma pueda ser más colaboradora en el proceso y ayude a que todo vaya estupendo! Así que, ya os contaré; la próxima, ¡con el chiquitín en brazos! ¡Feliz 2016!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicado